domingo, 4 de mayo de 2014

¿VALE CUALQUIERA PARA MAESTRO?

Miguel Ángel Santos Guerra escribe en su blog El adarve escribe esta semana una entrada que titula "Disparate descomunal" en la que comenta y critica la propuesta del presidente de la Comunidad de Madrid de que los graduados de cualquier tipo de titulación puedan acceder a la condición de maestros aprobando las oposicones correspondientes.

El profesor Santos, como de costumbre, da una respuesta contundente a tal afirmación del político (os invito a que la leáis) y desde la modestia me permití realizar un comentario a dicha entrada que os lo reproduzco parcialmente puesto que también daba respuesta a un comentario anterior.


¿En qué quedamos?... ¿Para ser docente se necesitan los mejores expedientes o por el contrario vale cualquiera? Ambas propuestas han salido del mismo lugar.

Está claro que no vale cualquiera por todas las razones que ha argumentado eficazmente Miguel Ángel. Y dada la complejidad del "arte" y "ciencia" del magisterio se precisa una selección de los mejores y una preparación lo más especializada posible en función de las competencias profesionales que se requieren (aspecto éste que ya hemos analizado en entradas anteriores). Y digo arte además de ciencia porque en muchas de nuestras actuaciones nos debemos basar en lo científicamente demostrado, pero en muchas otras la intervención docente no tiene un sustrato científicamente demostrado y validado sino que se deriva de lo experiencia personal de cada uno y de la capacidad de improvisación del momento (improvisación con resultado positivo fruto de atesorar las competencias profesionales a las que alude Miguel Ángel).

Una vez más los políticos, que no tienen una formación específica para el desempeño de la política ni en muchas otros ámbitos de la vida, se decidan a opinar sobre cuestiones de no tienen ni idea, o bien se basan en su experiencia personal individual. Será por ello que como muchos de ellos han recibido instrucción en vez de educación no sepan discernir entre ambos conceptos.

Quizás de lo que se trate es de que deteriorar la enseñanza pública dotándola de un profesorado poco cualificado con el fin de beneficiar la privada. En la privada con disciplina todo se soluciona no hay necesidad de psicología ni de pedagogía ni de enseñanza en valores...

Dejo aquí una perla. Me cuenta una amiga que tiene a sus hijos en un colegio privado de Madrid, elitista y con educación diferenciada de sexos, que a uno de los niños, que padece hiperactividad, se le castigó por su actividad exacerbada con cambiarlo a un grupo de niñas durante tres días. Quizás sea esta la enseñanza que propugnan algunos del PP, los que consideran que para docente vale cualquiera, porque no creo que todos piensen de ese modo.