sábado, 12 de mayo de 2012

¿QUÉ ES LA EDUACIÓN?

Como de costumbre suelo leer la entrada semanal del profesor Miguel Ángel Santos Guerra en su blog El Adarve. En esta ocasión  el post lo titulaba ¿Cómo os defraudaría?. En él, a partir de la idea de cómo puede defraudar él a sus alumnos, realiza un detallado repaso a muchos aspectos educativos. Es por ello que yo haya titulado mi entrada ¿Qué es la educación? Y claro, cuando se habla de este tema a mi me hierve la sangre y tengo que opinar.  A continuación, os traslado los comentarios que le realicé. Conviene que leáis antes la entrada del profesor  para poderos situar en el contexto.

"Estimado Miguel Ángel, cuántas cosas plantea en la reflexión de hoy, debería dosificarlas y dejar temas para tratar los sábados que la mente no esté tan despierta. Aunque, por otra parte, vengo observando que siempre tiene algo que decir, lo cual demuestra su gran competencia (creo que es más oportuno hablar en estos tiempos de competencia que de capacidades...).

Nos habla usted de la necesidad de que los alumnos participen en su proceso de aprendizaje y ello supone que sepan qué quieren aprender, por qué han de aprender y cómo han de aprender.

Por otra parte considera que debe establecerse un compromiso educativo compartido entre los alumnos y los docentes.

Además este diálogo debe ser sincero y se han de respetar todas las opiniones.

También habla de la responsabilidad del profesor en el ejercicio de la docencia.

De la imprescindible pasión del profesorado por lo que hace, es decir, por el trabajo bien hecho.

Los alumnos no aprenden taquigrafía... Recuerdo mi etapa de estudiante universitario donde lo realmente importante era tomar nota de todo lo que decía el profesor.

Que los contenidos han de estar conectados con los intereses del que aprende. Para que el aprendizaje sea significativo, es fundamental este aspecto.

Participar, ayudar, compartir, esforzar, confiar, respetar, preguntar, contar experiencias, disfrutar aprendiendo,... son aprendizajes esenciales.

Conocer a los alumnos y no mostrarse distante. Conocer a los alumnos empieza por saber cómo se llama cada uno de ellos sin tener que mirar una lista de fotos. Para no mostrarse distante hay que escuchar y hablar con ellos, mostrar interés por su aprendizaje y por las cuestiones que pueden repercutir en el mismo, aunque sean cuestiones personales.

Competitividad también es necesaria, aunque en su justa medida. La competencia es también educativa cuando se aprende a ganar y a perder, cuando se asume la derrota, cuando implica efectuar un esfuerzo mayor, cuando se respeta al adversario, cuando se aprende de los errores...

Evaluación en base a calificación. Calificar significa situar, marcar, juzgar, predecir, distinguir, clasificar... ¡Cuantas veces nos equivocamos!

Hay que disfrutar escribiendo. Escribir es establecer relaciones y conexiones nerviosas en nuestro cerebro. Fruto de esta reflexión se plasman las ideas en un soporte que no se lo lleve el viento para que posteriormente es posible establecer nuevas reflexiones con los demás.

En la universidad existen parásitos y meritonitis. Sobre ésto prefiero no pronunciarme.

El sistema educativo pone trampas, una cosa es lo que dice y otra lo que exige. Yo diría que existe tanto currículo oculto como oficial.

No existe una evaluación del profesor. Da igual que haga bien o mal su trabajo. De hecho se le paga igual, sólo prima la antigüedad en el sueldo (del programa de calidad y mejora de los rendimientos escolares no hablaremos).

Para la investigación se crean exigentes comisiones. Viendo algunas investigaciones las comisiones no han de ser tan exigentes...

Hay que reflexionar sobre el sentido de la enseñanza, sobre la finalidad del aprendizaje,... Y ponerse de acuerdo, porque según la ideología en el poder, el concepto varía bastante. Desde  mi punto de vista aquí está el tic de la cuestión. ¿Qué se entiende por educación y qué educación queremos proporcionar a nuestros hijos y alumnos? Cuando ésto se tenga claro, entonces se podrá empezar a debatir todo lo demás.

Muchos temas Miguel Ángel, y a cuál más interesante. Cuando habla de pedagogía, usted no me defrauda".


¿Y tú? ¿no tienes nada que decir? Seguro que sí. Comenta también en esta entrada.

3 comentarios:

Esteban DE LAS HERAS GARCÍA dijo...

En el post se enumera una serie de condiciones ideales para llevar a cabo la tarea de la docencia. Se habla de participación de los alumnos/as en el aprendizaje, de aprendizajes significativos para los alumnos/as, de compromiso educativo entre docentes y alumnos/as, de un diálogo sincero fomentando el respeto por todas las opiniones, de mostrarse cercano a los alumnos/as con el fin de conocer sus miedos, problemas e inquietudes con el objetivo de ofrecerles soluciones, etc.
Pero luego está nuestro sistema educativo. ¡AMIGO MÍO! Que nos coloca trampas, que promueve todo esto que hemos estado enumerando pero luego exige otras cosas bien diferentes como son las mejores notas, los títulos, ser el mejor.
¿en qué quedamos?
Lo que está claro, es que vivimos en una sociedad competitiva y egoísta, donde todo el mundo mira por uno mismo, sin tener en cuenta a los demás, es triste, pero es la realidad. Quizás si se reflexionara sobre todos estos aspectos, estaríamos en el camino de conseguir aquello que todos deseamos, que no es otra cosa que una educación de calidad.
Un abrazo Juan Carlos.

Juan Carlos Muñoz Díaz dijo...

Esteban, si tan sólo los docentes reflexionáramos sobre lo que hacemos y cómo lo hacemos ya estaríamos sentando las bases de una buena enseñanza y de un buen aprendizaje.

Cuando nos creemos el ombligo del mundo y pensamos que nuestro trabajo es perfecto y "echamos balones fuera" (la culpa es de las familias, de la sociedad , de los medios de comunicación,...)entonces será complicado llevar una enseñanza y aprendizaje de calidad.

Espero que vaya en buen camino tu recuperación. Un saludo.

Esteban DE LAS HERAS GARCÍA dijo...

Eso pienso yo, si se creara una comisión de maestros que se reuniera una vez al mes para reflexionar y aportar soluciones pues seguramente como tú comentas se sentarían las bases de una buena enseñanza y un buen aprendizaje. Pero como las decisiones las suelen tomar los políticos y tecnócratas de turno, pues la situación está como está.
La recuperación bien, muy lenta. Este lunes ya tengo la primera revisión. Ya te iré contando.
Un abrazo Juan Carlos.