domingo, 2 de enero de 2011

LA ACTIVIDAD FÍSICA EN NIÑOS. COMPETICIÓN VERSUS DESARROLLO

Actualmente estamos asistiendo a un gran auge de la actividad física en niños, ya sea a través de la Educación Física escolar, o preferentemente mediante la oferta de entidades públicas (escuelas deportivas) o privadas (clubes).

En la escuela se tienen muy claros cuales son los fines de esta actividad física, están determinados por los objetivos generales del área, y fundamentalmente son de carácter educativo, orientados al desarrollo personal y a una mejor calidad de vida.

El Real Decreto 1513/2006, de 7 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas en Educación Primaria, en cuanto al área de Educación Física nos dice que “el área se orienta a crear hábitos de práctica saludable, regular y continuada a lo largo de la vida, así como a sentirse bien con el propio cuerpo, lo que constituye una valiosa ayuda en la mejora de la autoestima. Por otra parte, la inclusión de la vertiente lúdica y de experimentación de nuevas posibilidades motrices puede contribuir a establecer las bases de una adecuada educación para el ocio”.

Por tanto, educación, formación, desarrollo personal, salud, calidad de vida, creación de hábitos de práctica de actividad física, valores, juego, exploración, educación para el ocio… son atributos propios de la actividad física escolar.  Pero también deberían ser aplicables a la actividad física realizada en horario extraescolar, ya sea en escuelas deportivas o en clubes deportivos.


Sin embargo la realidad nos muestra otra cosa bien distinta. El afán competitivo y el logro del éxito envuelven toda actividad deportiva.  Hay que obtener resultados a consta de lo que sea, por ejemplo, de la propia salud del niño.  Los valores deportivos se pisotean en favor del logro de la victoria, no cabe la derrota. Se utilizan sistemas de entrenamiento propios de adultos con el fin de obtener un mayor rendimiento. Las habilidades motrices se desarrollan de forma estereotipada, se prima la automatización de gesto para obtener movimientos eficaces. Se desarrollan las cualidades físicas básicas de forma específica…

¿Cómo es posible que se busquen finalidades distintas en la práctica de actividad física y deportiva en un mismo niño? La actividad física extraescolar debe ser complementaria de la escolar porque ambas deben buscar el desarrollo de objetivos similares. Más adelante, cuando los niños hayan crecido y madurado, y se busque una preparación más específica en la búsqueda del rendimiento, será el momento de plantearse otros objetivos.

En la edad escolar, por tanto habrá que hablar más de desarrollo, íntegro y armonioso, acordes con las posibilidades fisiológicas y metabólicas de los niños. Una buena selección de los ejercicios y de las tareas proporcionará a los niños la suficiente experiencia motriz y una buena respuesta muscular y orgánica.

El entrenamiento deportivo dirigido a adquirir una determinada cualidad física o dominar una especialidad deportiva concreta, tiene más inconvenientes que ventajas, puesto que incide negativamente en el desarrollo.

En la actualidad el profesor o el entrenador deportivo dispone de suficientes y variados recursos de actividades motrices y juegos como para planificar sus sesiones o entrenamientos de un modo más sano, lúdico y motivador.

Antes de crear deportistas, formemos personas…
             
Juan Carlos Muñoz Díaz
Editorial "EmásF" nº 8.

5 comentarios:

elmaestrojuan dijo...

Cierto. Estos días van a hacer un documental en la tele, sobre los "niños trofeo". Lástima no recordar en que cadena y horario. Y bueno, en esta onda, tienes un video de fútbol en mi blog...un abrazo lleno de energía para este 2011 maestro!

Pedro dijo...

Estoy de acuerdo en lo que escribes;No se si te habrá ocurrido, pero se percibe excesiva competividad en algunos alumnos/as, sobre todo aquellos federados en actividades deportivas por la tarde.En las sesiones sólo quieren ganar, sino se enfadan; luchamos contra eso,experimentando prácticas cooperativas, tolerantes, no-competitivas,... pero también creo que en la formación del entrenador-monitor de base hay que hacer más hincapie en todo lo que comentas en cuanto a formación de la persona.

Un saludo y enhorabuena por tu blog! Pedro.

elmaestrojuan dijo...

Ya lo tengo, Documentos tv: sábado, a las 22:25 horas en La 2.

Esteban EF. dijo...

Yo también soy de la opinión de Juan Carlos, pero hemos de ser realista, la sociedad actual es competitiva, para conseguir las cosas hay que competir: oposiciones, entrevistas de trabajo, concurso-oposición, la competición está asumida en nuestra sociedad y eso los niños/as lo perciben, ahora bien la diferencia se marca en la formación, todo docente o monitor deportivo, a de hacer ver a sus alumnos/as que debe de competir pero por encima de todo está el formarse, primero como persona y luego como deportista.....el problema principal es la educación, la educación deportiva que damos a nuestros alumnos/as y que conllevan una serie de valores: cooperación, respeto, esfuerzo etc....pero yo creo que en el fondo al niño/a también hay que enseñarlo a competir pero en su justa medida. Un saludo.

Joseba González eta Abel Orosa dijo...

Felicidades por el post y por la invitación a reflexionar sobre nuestra labor y nuestro cometido, os invito a leer el artículo publicado en contraclave, os dejo el link, felicidades de nuevo. Por un año lleno de juegos.
http://www.contraclave.org/edfisica/edfisica.pdf