sábado, 11 de diciembre de 2010

LA VIDA ROBADA

Acabo de leer el post semanal del profesor Miguel Ángel Santos Guerra en el blog el adarve. En esta ocasión ha escrito un comentario titulado "la infancia robada" al que no me he podido resistir a realizar un comentario que os traslado a continuación. El profesor habla de infancia robada, yo esta etapa la ampliaría a toda existencia de las personas a las que hace alusión. Por ello más que hablar de infancia, sería más acertado hablar de toda una vida, porque las consecuencias se trasladan y se padecen también en el futuro. 

Llega la Navidad y nos acordamos de los que sufren todo tipo de miserias. Y está muy bien aprovechar estas fechas para denunciarlo, pero ¿y el resto del año?, volvemos a nuestra amnesia…

¿Cómo evitarlo y combatirlo? Se me antoja complicado…


La personas de a pie contribuimos con las limosnas, apadrinando niños, enviando libros, cuadernos, làpices… a colegios perdidos en este mundo, y tantas otras medidas que nos proponen las ONGs. Pero todo ésto, que está muy bien, resulta insuficiente, así nos lo demuestra la realidad.

Las acciones de mayor peso debe partir de los gobiernos de los países desarrollados, por ejemplo con el tan manoseado 0,7%. Pero estas medidas chocan frontalmente con los intereses políticos y económicos, que suelen ser muy distintos. 

Ante las injusticias los gobiernos miran hacia otro lado (Otorgación del premio Novel de la Paz y censura del gobierno chino, conflicto Israel-Palestina, Dictadura de Corea del Norte, Sometimiento del pueblo Saharaui por Marruecos, el hambre en los países pobres, las guerras eternas en países subdesarrollados…).

Y todas estas penurias y desgracias la sufren millones de personas, entre ellas los niños. 

Hablar de educación y escuela es fundamental, pero antes hay que resolver los conflictos que dan lugar a estas injusticias.

Y se me antoja, tal y como nos demuestra la realidad, que nuestros gobernantes sólo lo resuelven con otros conflictos, véase Irak o Afganistán.

Y mientras, nosotros debatiendo los resultados del informe PISA, que no deja de ser desalentador tanto en España como en Andalucía. Pero ésto es otra historia, que seguro que Miguel Ángel tendrá apuntado en su agenda para comentarlo en el futuro.

Feliz Navidad y que el año próximo sea lo más llevadero posible para los desheredados y marginados.