sábado, 9 de junio de 2012

ES HORA DE EVALUAR...

Llegamos a final de curso un año más y éste es un momento en que nos hemos de plantear la evaluación y la promoción de  los alumnos. En esta época el profesor Santos Guerra suele recordarnos la dificultad que entraña este apartado dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje. En su blog "El adarve", Miguel Ángel escribe la entrada titulada "Adivinar la nota", os aconsejo que la leáis. A este post le he realizado un comentario que transcribo a continuación.

"Está claro que en una evaluación formativa y personalizada es imprescindible la evaluación inicial del alumno. Sólo sabiendo el nivel de partida de cada individuo podremos llevar un seguimiento más o menos fiel de los progresos o aprendizajes logrados.

Pero, estimado Miguel Ángel,...¡qué difícil es determinar con exactitud el nivel de partida y el alcanzado! ¿Acaso es necesario volver a los objetivos operativos para conseguirlo?

Porque encontrar los instrumentos y mecanismos de evaluación adecuados para valorar lo que se realmente se quiere valorar es ya de por si complicado.

Seleccionar con exactitud los criterios de evaluación que determinen con precisión los aprendizajes logrados, es harto difícil.

Adaptar la participación del alumnado, especialmente en infantil y primaria, en su propio proceso de aprendizaje se antoja un abismo.

Pero es que influir en las condiciones del entorno que envuelve al niño parece casi imposible.

Porque la intervención educativa, en algunos casos, resulta inoperante o infructuosa ante familias que pasan olímpicamente de la educación de sus hijos, cuando la familia está desestructurada, cuando aparecen conflictos interculturales,... o bien cuando no hay forma ni manera que quitarse de en medio a un docente incapacitado para llevar una clase, que también los hay,...

Por tanto, nos encontramos con variables a las que un docente se puede enfrentar, no sin mucha dificultad, así como variables a las que difícilmente podremos dar respuesta, porque no depende de nosotros.

Sea como fuere, la evaluación es realmente compleja, pero... ¿cree usted realmente que se comenten tantos atropellos y equivocaciones a la hora de emitir una calificación?

Afortunadamente durante su vida académica un alumno pasa por múltiples profesores. Entonces ¿todos se equivocan? ¿Las coincidencias de opiniones del profesorado en una reunión de evaluación no son fiables?

Evaluar con justicia un proceso de aprendizaje es realmente complejo y trasformarlo en nota lo es aún más. Pero emitir una opinión subjetiva a veces no lo es tanto y es esta opinión suele coincidir con las opiniones subjetivas de otros colegas, quizás no se esté tan equivocado, o quizás todos utilicemos instrumentos o mecanismos de evaluación similares para valorar, a fin y al cabo lo mismo.

Ante la evalaución siempre habrá dudas, preguntas, inseguridades, incertidumbres,... con el fin de no tener que adivinar una nota sino otorgarla con la máxima justicia posible".

¿Y tú que opinas? Coméntalo en mi blog.