sábado, 6 de septiembre de 2008

REPERCUSIÓN DE LA EDUCACIÓN FÍSICA EN EL DEPORTE PROFESIONAL


Ha finalizado la olimpiada de Pekín 2008, y tras analizar los resultados obtenidos por el deporte español, ahora es un buen momento para la reflexión.

La Olimpiada es un acontecimiento donde las naciones exhiben a sus deportistas de élite, en ella se reúnen la mayoría de los deportes, por ello nos puede servir como termómetro para medir el estado del deporte español.

Vivimos un gran momento del deporte español, en ciclismo se gana casi todo, en baloncesto exportamos jugadores a la NBA, en tenis Nadal es el número uno, en fútbol y voleibol somos campeones de Europa, en baloncesto, balonmano y fútbol sala campeones del mundo..., pero ¿estos éxitos se han reflejado en la Olimpiada? Se esperaba que se mejorara la cosecha de medallas de Barcelona 92, pero al final han sido 18. El número de diplomas se ha reducido respecto a Atenas 2004. En Atletismo, natación o en deportes de lucha no se han conseguido los logros de otras ediciones.

Cabe preguntarse dónde radica el éxito o el fracaso del deporte español. En el deporte profesional o de élite no cabe duda que en el dinero, en deportes minoritarios en los fondos que proporcionan planes como el ADO, en deportes de masas con lo que aportan los clubes o la publicidad. Es evidente que desde que se destina mayor presupuesto al deporte se están logrando más éxitos, los deportistas pueden dedicarse en exclusiva a la actividad que realizan, los centros de alto rendimiento se van multiplicando, la preparación de nuestros técnicos va mejorando...
¿Pero sólo es cuestión de dinero?, no, claro que no, también se trata de la promoción de la actividad física y del deporte como un movimiento de masas. En esta línea se sitúa la labor que desarrollamos los profesores de Educación Física en colegios o institutos.

La implantación de la LOGSE supuso dotar de un currículo y de un horario concreto para el área de Educación Física. En cuanto al horario se destinaban 3 horas semanales en los ciclos 1º y 2º de Primaria y dos en el tercero, en este caso al igual que en la Educación secundaria.
Hay que tener en cuenta que los deportistas actuales son una generación que se ha educado con la LOGSE, de modo que el éxito deportivo, en cierta medida, se ha ido correspondiendo con el tipo de Educación Física que han recibido.

Ahora con la Ley Orgánica de Educación (LOE), sin embargo parece que se ha aprovechado el momento para reducir el número de horas que se destina a esta materia. Y digo se ha aprovechado porque realmente la reducción no es tanta. El anexo III del Real Decreto 1513/2006, de 7 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas de la Educación primaria, expone un horario mínimo para cada una de las áreas, es decir no supone una distribución horaria fija. De hecho la Orden ECI/2211/2007, de 12 de julio, por la que se establece el currículo y se regula la ordenación de la Educación primaria, que viene a desarrollar a este Real Decreto, en su anexo tercero, establece un horario para la etapa de Educación primaria de 3 horas en el primer ciclo, 2 y media en el segundo y 2 en el tercero.

Sin embargo Comunidades Autónomas como la de Andalucía, se han fijado en el Real Decreto de enseñanzas mínimas (105 horas anuales de E. Física para cada uno de los ciclos) y en base a ello han planteado un horario semanal de los dos curso de cada ciclo en el que se prevee un horario mínimo obligatorio de 3 horas, es decir, hora y media para cada curso a la semana. Con ello se está menospreciando al área y las grandes posibilidades educativas que conlleva. ¿Cómo se puede estar hablando continuamente de la importancia de la educación en valores cuando se restringe el tiempo de las áreas que mejor pueden desarrollarlos?.

Dentro de 20 años nuestros alumnos que se inician con la LOE serán los deportistas que compitan en Olimpiadas y campeonatos, ¿podremos decir que sus resultados han ido en consonancia con la educación que han recibido?

1 comentario:

Chencho dijo...

Hola Juan Carlos. Creo que tienes mucha razón en lo que planteas. Trabajo en secundaria y notamos curso tras curso que la tendencia de los jóvenes hacia una vida sedentaria es cada vez mayor. Además de la educación en valores puedes añadir la educación para la adquisición de hábitos de vida saludables. La educación física tiene mucho que aportar en el desarrollo integral de las personas. Creo que el profesorado de educación física debe concienciarse de este aspecto e intentar influir en las decisiones que se toman desde más arriba. El hecho de que en secundaria no aparezca dentro de las competencias básicas nada que especifique la competencia motriz demuestra la tendencia que señalas en tu comentario.
Te felicito y te animo a seguir planteando este tipo de cuestiones en tu blog, un saludo.